Inicio Artículos Un gesto noble para Venezuelan Umpire Camp

Un gesto noble para Venezuelan Umpire Camp

Compartir
Manolo (izq) y Rosas (der) se mostraron felices al hacer entrega de la donación a la organización Venezuelan Umpire Camp

(Juan Carlos Villamizar – Prensa VUC).- La organización Venezuelan Umpire Camp, a través de su director Miguel Hernández, se siente sumamente complacida con los umpires extranjeros Víctor Alejandro y Mario Rosas, quienes muy cordialmente quisieron donar a este academia, una gran variedad de implementos y equipos para árbitros, con el fin de seguir desarrollando esta profesión en Venezuela. De igual modo, a la misma iniciativa, se sumó el señor Frank Neves de AllSport East y otros tantos, que decidieron unir esfuerzos y brindar una mano amiga a este ente deportivo.

La propuesta surge por la carencia de este tipo de implementos en el país, ya que todos los instrumentos que utiliza un umpire al saltar al terreno de juego son importados, razón por la cual, su adquisición se hace más cuesta arriba por su pago en divisas.

Alejandro, quien es conocido de la afición venezolana, tras su pasantía en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP) la temporada pasada, notó muchas carencias en la generación de relevo qué, si bien está bien conceptuada con mucho potencial, a nivel de herramientas, todavía está en pleno proceso de madurez.

Él motivó a su compañero Rosas, a poner un granito de arena, pues el propio “Manolo”, como se le conoce a este experimentado juez, tiene gratos recuerdos, una historia maravillosa y grandes amistades en la patria de Bolívar.

Hay que recordar que Alejandro fue uno de los tres umpires importados que vinieron en la pasada edición de la LVBP, y que vivió una experiencia inédita dentro de nuestra pelota, al darle un paro cardiaco en pleno juego, y del cual, tuvo que salir y ser atendido de emergencia.

El comportamiento de todos sus compañeros,  el coordinador de árbitros y la propia liga, ante aquel nefasto hecho, hizo que este dejara un pedazo de su corazón en Venezuela, y ahora buscó la manera de retribuir con un detalle, el apoyo brindado en aquella ocasión.

“Ellos (Alejandro y Rosas) decidieron hacer esta donación, gracias a la buena comunicación que tuvo nuestro instructor de VUC, Jorge Terán, mientras trabajaron juntos en la Liga del Atlántico. Ahí conversaron acerca de nuestro sistema de arbitraje y nació este hermoso gesto, que también va acompañado de un sentimiento, que fue todo lo vivido por Manolo mientras trabajó aquí”, acotó Miguel Hernández.

Entre los implementos, destacan: Protectores de pecho, protectores piernas, correas, caretas, indicadores, gargantillas, pantalones, entre otros elementos.

La organización VUC espera seguir estrechando lazos con estos experimentados árbitros, dejando las puertas abiertas para todos aquellos que quieran sumarse a iniciativas tan loables como estas.